2009/10/22

El difunto Mar Aral

En los años sesenta del siglo pasado, la Unión Soviética desvió el agua que bajaba del deshielo de los Urales y de Siberia y que circulaba en ríos por las áridas planicies de Kazajistán, Uzbekistán, y Turkmenistán para transformar el desierto en campos de algodón y cultivos. Este proyecto resultó demoledor para el Mar Aral, entonces el cuarto lago más grande del mundo. Aquella decisión “planificada” (sic) redujo drásticamente el agua que llegaba al Oasis económico (pesca y procesamiento de los productos) y de vida que representaba el Mar Aral.

Fuente: Earth Observatory - NASA

Irónicamente, aquella decisión hizo que desde 1960 el Mar Aral haya perdido constantemente extensión, dejando cientos de kilómetros de desierto y salitre. El testimonio de este desastre lo ha ido recogiendo desde el año 2000 el satélite Terra de la NASA. Al inicio del 2000, el Mar de Aral Norte (a veces llamado el Mar de Aral Pequeño) se había separado del Sur (Grande) del Mar de Aral. El Mar de Aral Sur se había dividido en uno oriental y uno occidental que aún estaban vagamente vinculados en ambos extremos.

Fuente: Earth Observatory - NASA


En 2001, la conexión del sur había sido interrumpida, y la oriental aceleraba su desaparición. La imagen del verano de 2009 es la que se puede observar. Gran parte del lago está seco; y para poder buscar el Mar los científicos tienen que trasladarse en helicópteros para cruzar el desierto de arena y sal. Pero hay más, en lo que queda de agua la concentración de sal ha aumentado drásticamente, al igual que la contaminación por fertilizantes y pesticidas.

En un último esfuerzo para salvar a algunos de los lagos, Kazajistán construyó un dique entre el norte y el sur del Mar de Aral. Terminado en 2005, la presa es básicamente una sentencia de muerte para el sur del Mar de Aral. Toda el agua que fluye en la cuenca del desierto ahora se queda en el Mar de Aral Norte. Gracias a ello, entre 2005 y 2006, los niveles de agua en esa parte del lago se recuperaron significativamente, por ello ha vuelto la pesca a lo que queda de Mar e incluso los habitantes de Aralsk (Kazajistán), que hace diez años estaban a 100 kilómetros del mar y ahora están a 50, piensan que quizás en el 2014 puedan volver a ser el pueblo costero que en su día fueron. Sería una mini versión de lo que fue orgullo de soviéticos y kazajos.

Pero más allá de los pequeños sueños, las consecuencias de la desaparición del mar siguen agravándose en forma de enfermedades respiratorias y contaminación de los alimentos. El viento rocía los cultivos con sal y restos de insecticidas abandonados del que era un mar y hoy es desierto. El polvo contaminado con productos químicos agrícolas, se ha convertido en un peligro para la salud pública de los alrededores pero también para zonas que nunca formaron parte de la Unión Soviética y que están a cientos de kilómetros al sur, en Asia Central. Ha invadido campos de cultivos y ha degradado el suelo. Las temperaturas cada vez son más extremas sin la influencia moderadora del mar… una tragedia que se cuenta y se explica por científicos en un excelente reportaje de Euronews. Con él os dejo:

Siguiendo las tormentas de polvo del desaparecido Mar Aral

6 comentarios:

  1. tremendo.
    bueno nosotros tenemos nuestro pequeño Mar de Aral en las Tablas de Daimiel...

    ResponderEliminar
  2. Efectivamente. En Ciudad Real sale muy a cuenta abrir pozos ilegales, y si por lo que sea te lo clausuran, se paga la multa y se abre otro al lado.

    Los políticos manchegos deberían actuar más enérgicamente contra esta práctica, pero supondría una merma muy importante de votos que no están dispuestos a tolerar. Mientras tanto, todos los españoles tenemos que pagar las multas que Bruselas nos ha puesto (y que nos seguirá poniendo).

    Los agricultores se frotan las manos: Cuanto más agua se trasvase a las Tablas, más para regar con los pozos ilegales que quedan.

    ResponderEliminar
  3. Dramático. Nunca había visto las imágenes de satélite, pero conocía las de los barcos oxidados en el desierto. Realmente terrible.
    Una imagen bastante elocuente es ésta de unos camellos buscando la sombra de un buque varado: http://www.flickr.com/photos/lambro/150270799/

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  4. Rafa, Ricardoq y balkanidades gracias por vuestros comentarios y por la foto. Desde luego que lo de las Tablas de Daimiel es un pequeño Mar Aral, y la cosa no pinta nada bien, ¿será cuestión de voluntad?

    ResponderEliminar
  5. Una buena prueba es buscar los cursos de los ríos Syr Daria y Amu Daria (antiguos "Ríos del Paraíso" en el islamismo medieval), sus dos principales afluentes, en Google Earth. Es realmente complicado identificar su curso, cuando son ríos de unos 3.000Km. de longitud, y un caudal ridículo a día de hoy, en torno a los 1.000 m3/s en su desembocadura (el caudal medio del Volga, por poner un ejemplo de un río de similar longitud con desembocadura no oceánica, es de más de 8.000 m3/s).

    ResponderEliminar
  6. Gracias Gorka por la prueba, acabo de echarle un vistazo y tal cual lo comentas. Esto del google Earth es genial.

    ResponderEliminar

No se admiten insultos y SPAM. Posiciones contrarias a las expresadas desde luego son bienvenidas si son mostradas con respeto. Además, si aportas datos y argumentos quizás puedas convencer, como mínimo enriquecerás el debate.